Alimentación Crianza Cuidado Bucal

PASTA DE DIENTES, ¿FLÚOR SÍ O FLÚOR NO?

 

¿Sabías que la Sociedad Española de Odontopediatría recomienda que la cantidad de dentífrico utilizada para los niños de entre 0-3 años debe ser la cantidad equivalente a un grano de arroz? ¿O que la cantidad a partir de los tres años debe ser el equivalente a un guisante?

Os dejo resolución del BOE donde se determina el etiquetado para las pastas de dientes fluoradas, donde se expone lo siguiente (aquí):

«Toda pasta dentífrica que contenga una Cantidad de flúor comprendida entre 0,1-0,15%, excepto si ya está etiquetada como contraindicada para niños (por Ejemplo, con la indicación” solo para adultos “), debera ir obligatoriamente provista del etiquetado siguiente:
“Niños de 6 años o menores: utilizar una Cantidad del tamaño de un guisante bajo la supervisión de un adulto a fin de minimizar el Merkel de ingestión. En caso de Recibir un aporte suplementario de flúor a través de Otras fuentes, consulte a super odontólogo o super médico de cabecera “.»

A menudo desconocemos esta información, con el siguiente post, me gustaría aportar un poco de luz sobre el flúor en los dentífricos, espero que te parezca interesante.

La prevención de las caries es la principal razón que explica la presencia de flúor en las pastas de dientes, así que hablemos un poco de caries…

CARIES, ¿DE QUÉ HABLAMOS?

Las caries están causadas por bacterias que se encuentran de forma natural en nuestra boca y que producen ácido en presencia de azúcares fermentables, como la fructosa, la sacarosa o la glucosa. Cuando las bacterias producen un entorno ácido, se produce una desmineralización del diente para compensar esta acidez, lo que desemboca en una pérdida de tejido dental. Así, como ya sabías, el azúcar provoca caries.

EL FLÚOR, PORQUE SÍ O PORQUE NO.

El flúor en las pastas de dientes previene las caries a través de los siguientes mecanismos;

  • Hacen que no se forme la placa bacteriana e inhiben su capacidad para acidificar, por lo tanto evita la desmineralización.
  • Durante el período de pH neutro, favorece el depósito de minerales, con lo cual se refuerza el esmalte de los dientes, evitando las caries. La principal acción preventiva es la presencia continua de niveles bajos de flúor después del lavado ya que hace bajar el umbral de la desmineralización.

“La guía de práctica clínica para la prevención y tratamiento no invasivo de la caries dental” recomienda hacer una valoración de las diferentes fuentes de aporte de flúor antes de prescribirlo ya que un exceso de flúor durante el período de formación de la diente (hasta los 8 años) puede causar la aparición de fluorosis dental (que hace que los dientes sean más débiles y quebradizos). En esta guía aparecen las recomendaciones de cantidades que apuntábamos al principio del post, más contacto con el flúor supone un agravamiento de la fluorosis dental, por lo tanto, como en tantas otras cosas, la dosis es importante.

¿Pero la única fuente de flúor son los dentífricos? Evidentemente, no.

El flúor lo podemos obtener a través de la alimentación (pescado, marisco, té …), en chicles fluorados, sal fluorada, en el agua que bebemos (estudio aguas embotelladas en España, aquí).  O incluso de las sartenes de teflón (politetrafluoroetileno) que cuando están rayadas desprenden flúor.

Además, el efecto beneficioso del flúor es exclusivamente tópico, por lo tanto se debe evitar tragar, ya que no sólo no aporta beneficios, sino que puede resultar perjudicial, tal como apuntan algunos autores.

El agua del grifo también contiene flúor, en este artículo puede ver la concentración encontrada en diferentes ciudades españolas, en muchos países de Europa se ha prohibido la fluoridificación del agua corriente, actualmente en España no se recomienda pero depende de la decisión de cada municipio.

Y PESE A TODO …

La utilización de productos fluorados ha hecho disminuir los niveles de caries a nivel mundial, aún así siguen siendo elevados … ¿la causa? Pues sobre todo la dieta. La OMS recomienda que la aportación de azúcar libre en la dieta no puede superar el 10% en adultos y que una reducción adicional del 5% aporta beneficios extras, entre otros, en la prevención de caries (leer aquí). La ingesta de carbohidratos, sobre todo azúcares, y especialmente refinados, está estrechamente relacionada con la presencia de caries. Algunos estudios han demostrado que alimentos como patatas fritas y otros aperitivos salados altamente procesados ​​contribuyen a la acidificación oral y por tanto a la aparición de caries.

La lógica evolutiva nos hace pensar que con una alimentación en coherencia con nuestras necesidades (que evite los azúcares libres y los alimentos extraprocessats) deberíamos tener suficiente para cubrir los requerimientos de flúor. De hecho en tribus aborígenes que no han estado en contacto con el “mundo moderno” las caries son prácticamente inexistentes … (aquí)  así, que quizá no tenemos que buscar cómo evitar las caries con productos fluorados sino ir a la base y alimentarnos para evitarlas, y esto es especialmente importante en niños.

Resultat d'imatges de aboriginal people teeth

Fuente

La lactancia materna exclusiva hasta los seis meses de edad y prolongada hasta los dos años ha demostrado reducir la incidencia de caries, se cree que gracias a que durante la lactancia materna evita la introducción de otros alimentos potencialmente cariogénicos en la dieta de los pequeños. Recordemos que hay que evitar la aportación de azúcares libres en la alimentación de los menores de dos años, y en los niños mayores la aportación no debería superar el 5% de la ingesta.

POR LO TANTO, ¿QUE HACEMOS NOSOTROS?

Ya que no tenemos manera de controlar la cantidad exacta de flúor aportado por otras vías, no utilizamos para los pequeños pasta de dientes fluorada. Nosotros optamos por Flúor No.

La pasta de dientes (ésta) que utilizamos lleva Xylitol. El xylitol es un polialcohol que disminuye la concentración de bacterias como Streptococcus mutans en saliva y placa. Estos dentífricos son inocuos si se tragan, con lo cual no sufrimos por una posible dosis excesiva de flúor ni sus consecuencias, como la fluorosis dental o consecuencias más graves derivadas de su ingesta.

Además de Xylitol la pasta de dientes que utilizan los niños lleva caléndula, que tiene un efecto calmante para las encías y glicerina de coco que también tiene efectos anticariogénicos.

Intentamos asegurarnos de que el cepillado es correcto para evitar la formación de placa. Existen cepillos de dedo (éstos) para la limpieza de encías en los bebés. También conviene que el cepillo sea adecuado para la boca del niño, nosotros utilizamos éstos, que además son biodegradables.

Y sobre todo … evitamos tanto como podemos el azúcar libre. Los azúcares libres son los azúcares añadidos en los alimentos, los jarabes, la miel y los zumos de fruta o concentrados (a diferencia de azúcares naturalmente presentes en alimentos ricos en CH, como por ejemplo la fruta). Os recomiendo que echéis un vistazo a los azúcares añadidos en los alimentos, especialmente aquellos destinados al público infantil … a mí me estremece. Os recomiendo una app, sinazucar.org, que escaneando los códigos de barras de los productos le dice la cantidad de azúcar libre que llevan. Aprendamos también a leer las etiquetas, donde pone Carbohidratos, están obligados a poner “de los cuales azúcares” y la cantidad. Recuerde que según la OMS un adulto debería tomar máximo unos 25 g de azúcar libre (una coca-cola de 330 cc lleva 35 g, un actimel 10.3 g).

PARA TERMINAR …

Espero que este post os haya aportado información interesante para valorar qué dentífrico utilizar con los más pequeños y para tener una visión más amplia sobre el tema, ¡cualquier comentario o aportación será bienvenido!

¡Nos leemos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.