Alimentación BLW Crianza

¿Baby-Led… qué?

¿Qué es el Baby-Led Weaning?

Probablemente hace 10 años esto del Baby-Led weaning (BLW) te hubiese sonado a chino mandarín, pero estoy segura que hoy en día cada vez escuchas más sobre ello, incluso conoces a mucha gente que lo ha practicado con sus hijos … pero ¿de qué hablamos exactamente?

El BLW simplemente es dejar que tus hijos se introduzcan a la alimentación sólida con sus propios recursos, la traducción podría ser “Alimentación Complementaria dirigida por el bebé”.

El origen

Hablar del origen del BLW es algo absurdo en mi opinión, porque resulta evidente, que a lo largo de la evolución ha sido la forma natural de hacer la transición de lactancia materna a comida sólida (no hace falta decir que al Paleolítico no había minipimers …) o incluso es lo que se sigue practicando en culturas mal llamadas “menos desarrolladas”, no obstante, sí que podemos hablar del origen del término Baby-Led weaning, y seguramente este va ligado a Gill Rapley, la autora del libro El niño ya come solo (Medici) . Esta autora, profesional de la medicina, redactó un estudio sobre las ventajas de la introducción autorregulada a la alimentación complementaria, y su guía, es un referente para todos los padres que se quieren informar y practicar el BLW. Quizás sería más apropiado hablar del origen de la alimentación infantil diferenciada de la alimentación en general, a quien interesa y a quién beneficia … ¡pero esto serían harina de otro costal!

 

¿Qué hay que saber?

El BLW se basa en introducir los alimentos sólidos cuando el bebé esté preparado, en eso estaremos todos de acuerdo … pero ¿cómo podemos saber cuándo están preparados?

 

Pues bien, lo podemos resumir en estos puntos;

 

·                  Puede mantenerse sentado sin ayuda

·                  Puede estirar el brazo para coger objetos y ponérselos en la boca con rapidez y precisión

·                  Hace movimientos de masticación

 

Pero la señal más clara de que está preparado es que él mismo se ponga comida en la boca!

 

Las que somos madres vemos como el desarrollo del bebé se produce sin nuestra intervención, los bebés nacen sabiendo mamar, porque lo necesitan, y así van adquiriendo habilidades, sorprendentemente rápido, a medida que se les plantean nuevos retos … cuando necesitan complementar la lactancia con sólidos, aprenden, están (estamos) preparados para hacerlo!

 

También es importante que tengamos claro que la leche (materna o de fórmula) es la base de la alimentación de los bebés hasta 1 año de edad, la leche es lo que los nutre, la alimentación complementaria es, como su nombre indica, complementaria.

 

Sobre los 6 meses de edad, en general, los niños están preparados para introducir la alimentación sólida, pero depende del desarrollo de cada niño. Los bebés nacen con reservas suficientes de nutrientes (como el Hierro) para cubrir sus necesidades hasta los 9 meses de vida, aproximadamente. A los 6 meses son capaces de desarrollar habilidades que les permiten introducir nuevos alimentos aparte de la leche materna y sobre los 9 meses, cuando las necesidades nutricionales han aumentado, la mayoría a quien “se les ha dejado hacer” comen por sí solos suficientes alimentos para cubrir estas necesidades.

Las arcadas

A menudo los padres nos asustamos cuando los bebés empiezan a ponerse en la boca comida sólida porque hacen arcadas, y a menudo se confunden con atragantamientos. Conviene saber que el reflejo de la arcada en los bebés está en una zona de la lengua mucho más avanzada que en los adultos, con lo cual, los trozos de comida que lo provocan, están más alejados de las vías respiratorias, probablemente como mecanismo de defensa. Cuando el mecanismo se ha activado varias veces, porque se ha introducido demasiada cantidad de comida o un trozo demasiado grande, el bebé aprende que no debe hacerlo.

El reflejo de la arcada acabará en la parte posterior de la lengua tanto en niños que hayan practicado el BLW como los que se han alimentado con cuchara, la diferencia es que unos habrán aprendido de la experiencia y los otros no.

¿Qué hay que tener en cuenta?

Es importante ofrecer comida saludable, es decir, no procesados, sin sal, sin azúcar. La base del BLW es que el bebé comparta las comidas con el resto de la familia y pueda comer lo mismo, pero es importante que la alimentación familiar sea buena y variada.

Los hábitos que aprendemos de niños es más fácil que se mantengan a lo largo de la vida, por lo tanto, si como familia os planteáis el BLW, es un buen momento para pasarse a la vida healthy!

También conviene evitar alimentos como los frutos secos y la manzana, por ejemplo, ya que sí pueden causar atragantamiento, al igual que vigilar con huesos y espinas, por razones obvias. También hay que respetar la introducción de los alimentos, para detectar posibles alergias, en eso no hay cambios.

Los alimentos serán más fáciles de coger si son largos y no muy gruesos, los pequeños cogen la comida con el puño cerrado, por lo tanto conviene que el alimento se presente de forma alargada para facilitar que alguna parte llegue a la boca!

Si tenemos que estar más tranquilos, podemos aprender técnicas para resolver posibles atragantamientos con nuestros hijos, un ejemplo aquí.

Inconvenientes del BLW

Bueno, para mí el más evidente es la suciedad … Cuando un bebé se está introduciendo en la alimentación complementaria para su propio pie, todo termina hecho una porquería … comida por el suelo, en la trona, sobre suyo … Pero bueno, es cuestión de tener algunos trucos como pueden ser:

· Poner la comida directamente sobre una superficie amplia y fácil de limpiar como Tidy Tot.
· Utilitzar un hule o superfície como’Splat Mat para no tener que tirar toda la comida cuando se cae al suelo 
· Utilitzar bols con ventosa (como estos de BUMBKINS) puede resultar práctico.
· Respirar hondo y tener paciencia… es una fase y pasará, como todas las demás.!
 

Nuestra experiencia

Nosotros hemos introducido la alimentación complementaria con nuestros dos hijos siguiendo los principios del BLW y la experiencia ha sido muy positiva. Hay que decir, que en los dos casos, hemos hecho lactancia materna a demanda y que nunca he sentido la angustia de pensar que no se estaban alimentando suficiente o lo suficientemente bien. Comían autorregulándose, les ofrecíamos comida variada y sana, y al principio todo acababa en el suelo hasta que gradualmente empezaron a comer, es decir, siguieron su ritmo y nos fue bien. Actualmente tienen auténticos escáneres en la boca, detectan cualquier semilla, cambio de textura en la comida … y no se han atragantado nunca.

 

Una reflexión final…

Entiendo que las madres nos preocupe mucho que los bebés se alimentan correctamente y en cantidad suficiente. También entiendo que es más fácil cuando se ha dado lactancia materna a demanda, ya que nunca tienes la certeza de qué cantidad han ingerido y que por lo tanto la “confianza” en que el bebé ha cubierto sus necesidades debe desarrollarse forzosamente. Pero no quiero dejar de decir que las pautas que hasta ahora se han dado en los centros de salud (aunque me consta que están empezando a cambiar) me parecen absurdas y un abuso (sobre todo por las cantidades). También quiero decir, que la mayoría de productos de alimentación infantil, están cargados de azúcares y buscan cubrir necesidades, pero en ningún caso las de los niños, espero hablar en otro post en breve.

 

Los animales tenemos instinto de supervivencia, ningún niño pasará hambre si tiene alimento al alcance. En este punto os recomiendo el libro de Carlos González Mi niño no come, en mi caso fue revelador.

 

Así que os animo a leer sobre el tema, y ​​en probarlo,  tu hijo será quien te dé la confianza para seguir … así que, ¡ánimo y a ensuciar!

 

Enlaces de interés

Web Gill Rapley (inglés)

Blog BLW (español)

Estudio científico BLW (inglés)

Informe Mi primer Veneno 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.